El enorme agujero negro que devora un sol cada día

El enorme agujero negro que devora un sol cada día

Los científicos hasta los momentos no han podido describir cómo es realmente el infierno, quizás porque nadie ha podido regresar para contarlo, este se imagina como un lugar incómodo, caluroso y hostil a cualquier tipo de vida humana.

Gracias a un estudio astronómico de todo el cielo, han descubierto el posible lugar más infernal del universo. La existencia de un agujero negro rodeado por el disco de gas y polvo más grande y brillante jamás descubierto.

Agujeros negros supermasivos

Los astrónomos han encontrado alrededor de un millón de agujeros negros supermasivos de rápido crecimiento en todo el universo, de los que se encuentran en el centro de las galaxias y son tan masivos como millones o miles de millones de soles.

Para crecer rápidamente, extraen estrellas y nubes de gas de las órbitas estables y las arrastran hacia un anillo de material en órbita llamado disco de acreción, una vez allí, se escapa muy poco material, ya que el disco retiene el material que pronto será devorado por el agujero negro.

El disco se calienta con la fricción que ejerce el material que contiene, si se acumula suficiente material, el brillo del calor se vuelve tan brillante que eclipsa miles de galaxias y hace que nosotros, desde la Tierra y a más de 12 mil millones de años luz de distancia, se pueda ver como se alimenta un agujero negro.

El agujero negro que crece más rápido en el universo

Este emite una luz intensa superior a la del sol, esta cantidad de energía solo se puede liberar si el agujero negro devora el equivalente a un sol de materia cada día, por lo que debe tener una gran masa.

Todo indica que J0529-4351 tiene entre unos 15 y 20 mil millones de veces la masa del sol, no se debe temer a los agujeros negros, la luz de este monstruo ha tardado más de 12 mil millones de años en llegar hasta nosotros, lo que significa que habrá dejado de crecer hace mucho tiempo.

Los agujeros negros pierden el control

La era de los agujeros negros alimentándose con frenesí ha terminado, porque el gas que flota en la galaxia se ha convertido en su mayor parte en estrellas. Y después de miles de millones de años, las estrellas se han ordenado en patrones.

Casi siempre se encuentran en órbitas largas y ordenadas alrededor de los agujeros negros que duermen en los núcleos de sus galaxias. Si una estrella se dirigiera hacia el agujero negro, lo más probable es que realice el efecto hondo y escapara de nuevo a otra dirección.

Si el espacio estuviera poblado y la sonda se topará con una que viene en dirección contraria, las dos chocarán y explotarán en una nube de escombros que caería en la atmósfera de Júpiter. En los inicios del universo era común la colisión entre estrellas, y los agujeros negros se beneficiaron de ello.

Los discos de acreción son puertas de entrada a lugar del que nada regresa, pero también son hostiles a la vida en sí mismos. Son como células tormentosas gigantes, cuyas nubes brillan a temperaturas que alcanzan decenas de miles de grados centígrados.